Empezar un camino de auto-conocimiento

es un acto de responsabilidad y madurez

para contigo, para con tu familia, para el mundo.

 Porque si no sanas tu mundo emocional y lo aplicas en tu entorno,

el mundo no cambiará.


¿Sabes ya cuánto haces para sentirte amada? ¿Cuánto de ti entregas?

¿Sabes cuales son tus verdaderos miedos?

¿De verdad te conoces tanto que vives en plena armonía en tu hogar, en en tu trabajo, con tus amistades? 

Suele pasar que creemos que no sufrimos y que "estamos bien" 

pero nuestra vida está llena de pequeños -o grandes- conflictos 

cuyo origen no entendemos o se lo atribuimos a los demás.

Sin embargo...

T O D O    L O    Q U E    M E     S U C E D E,   M E   P E R T E N E C E.


Y no mirar a la niña que fuiste, perpetúa tu dolor.

Si tú te animas, yo te acompaño.

                                                                                                                                  V i c t o r  i a